Las aplicaciones WEB son programas que se alojan en un servidor y funcionan como cualquier página web. 

Sus ventajas frente a otros programas convencionales son inmensas.

Podrá alojar tantas aplicaciones como desee en un mismo servidor, siendo compatibles con otras páginas webs suyas.

No hay que ser ningún experto para utilizar estas aplicaciones.

Uno de los aspectos donde hacemos más hincapié es conseguir que las aplicaciones sean intuitivas y muy fáciles de usar, sin requerir conocimientos informáticos, tal como un sitio WEB.

El almacenamiento de estas aplicaciones puede realizarse en servidores externos de Internet o en servidores propios dentro de la empresa para formar parte de una intranet o extranet.

La programación de las mismas se efectúa igual que una pagina web y con los mismos lenguajes, permitiendo como ya se ha dicho, una total independencia del sistema operativo y plataforma de los ordenadores de la empresa